Message to INFODIO readers: investigative journalism, which is what this site does, takes time. Lots of time. Time is money. Visitors from banks' compliance departments, media, academia, and law enforcement, are encouraged to donate generously to our efforts. Media, lifting stuff from here and reprinting as breaking news, ought to remember how untenable it is to try to beat chronology. To all readers, do the right thing, the honest thing: support independent investigative journalism and help us expose rampant corruption.

Fideicomiso de PDVSA y Wilmer Ruperti

Venezuela sufre una crisis humanitaria. La mayoría de los venezolanos no tiene tiempo, ni tranquilidad de mente, ni luz, ni acceso a información veraz y oportuna sobre los gigantescos guisos que Nicolás Maduro y la organización criminal que dirige montan. El fideicomiso (PDVSA US Litigation Trust) que el exministro Nelson Martinez organizó con el escritorio Boies, Schiller & Flexner es un guiso inaudito, y lo dice quien más ha investigado la galopante corrupción en Venezuela en los ultimos años.

El fideicomiso es, a todas luces, un invento de Wilmer Ruperti, archiconocido boliburgués que no tenía donde caerse muerto a principios de la era chavista. Ruperti conoce muy bien los caminos de la corrupción de PDVSA. Estuvo a cargo, durante algunos años, de una parte de la comercialización de petróleo y derivados, así como del flete y transporte internacional de buena parte de la producción de PDVSA. Logró posicionarse durante el paro petrolero, convenciendo a Chavez, Rafael Ramirez, y Ali Rodriguez que, con la ayuda de una naviera estatal rusa, él podía reactivar el flujo y así ayudar al régimen a romper el cerco.

Cuando los rusos investigaron, a raíz de algun impago por parte de Ruperti, que no estaban lidiando con PDVSA directamente sino con empresas fantasmas controladas por Ruperti a nombre de PDVSA, se prendieron las alarmas, a lo cual siguió una serie de preguntas directamente a PDVSA. Los rusos descubrieron el guiso de Ruperti, y lo demandaron, por corrupción, en cortes americanas e inglesas. Vaya distinción la del tipo: la de ser demandado por corrupto por los rusos.

Ello causó su caida en desgracia. Ya había "hecho" una fortuna multimillonaria, pero perdió momentáneamente la venia de los hampones capitaneados por Ramirez. En ese interim, un ex empleado de Ruperti llamado Francisco Morillo montó su propio guiso. Similar al anterior: comercialización de petróleo y derivados de PDVSA. Morillo buscó la asistencia de Trafigura, Glencore, Vitol, Lukoil, etc., las cuales son igual de corruptas que PDVSA. Hay que decirlo: unicamente los más torcidos logran negocios de importancia con entes del régimen chavista. No le tomó mucho al bolichico Morillo entrar en las grandes ligas de la corrupción, y al igual que su antiguo patrón, se "forró" en billete.

Según entiendo, la culebra entre Morillo y Ruperti es cosa de, digamos, miles de millones de dólares. Todo a la sombra de la gerencia de Rafael Ramirez. Morillo tuvo problemas de índole marital: la ex Vanesa Friedman lo acusó de violencia doméstica y se divorciaron, no sin antes hacerse Friedman de computadora/s contentiva/s de información del "negocio" de Morillo. Dichas computadoras e información terminaron en manos de Ruperti, quien aprovechó su reciente amistad con Bill Duker para venderle el caso a David Boies.

David Boies es dueño y fundador de Boies, Schiller & Flexner, cuya clientela incluye, entre otros, a los narcosobrinos, Harvey Weinstein, el hampón de Malasia Najib Razak, etc. Toda una eminencia el tipo. Pues bien: el Boies, a través de Ruperti, o Ruperti con el apoyo de Boies (poco importa), le vendieron a su vez el caso a Cilia y Maduro, quienes ordenan a PDVSA la formación de un fideicomiso en el cual: 1) PDVSA cede a Boies el 66% de los posibles bienes, activos, compensaciones que la demanda contra Morillo y empresas asociadas pudiera obtener, 2) PDVSA exime a Boies de cualquier derecho de exclusividad de representación que ésta pudiese tener sobre el bufete de Boies con relación a los más de 40 acusados. Es decir, Boies demanda por fraude a un montón de empresas representando a PDVSA, pero si una de las demandadas decide luego contratar a Boies para demandar a PDVSA por injuria, por ejemplo, Boies tiene libertad plena para entromparse con PDVSA.

La formación del fideicomiso la firma Nelson Martinez (preso), y la "aprueba" el Procurador dizque encargado Reinaldo Muñoz Pedrosa (leguleyo de Cilia). Ni Martinez, ni Muñoz tienen la potestad según la Constitución chavista de firmar tal cosa, y mucho menos de ceder posibles réditos y derechos de la nación. Ninguno de los dos puede entrar en acuerdos de interés nacional. Sólo la Asamblea, o Maduro previa aprobación de la Asamblea, pueden hacer tal cosa.

PDVSA dizque introdujo una demanda penal paralela en Suiza. No tenemos muchos detalles de cómo se repartieron las responsabilidades en aquella. Valga decir que el abogado suizo de PDVSA (Guerric Canonica), es el abogado suizo de... Wilmer Ruperti. Valga decir que el fiscal del Ministerio Público suizo (Johan Droz) que recibió la demanda, dizque de PDVSA, es socio del tío de Canonica, y ex colega del propio Canonica. Pura joya. Tanto Canonica, como su padre, son unos duros en lo que respecta a prestar servicios a criminales de cuello blanco del mundo entero.

Los demandados por Boies, que como dije anteriormente son una pila de hampones igual que él, obviamente conocen el juego, conocen a Ruperti, y saben que el negociado de la formación del fideicomiso es un guiso monumental -como todo lo de Ruperti, como todo lo de PDVSA- que no aguanta escrutinio de ninguna especie. No es que aquellos son los buenos y estos los malos. Aqui todos son malos. Todos.

Pero lo cojonudo de todo esto es: mientras en cortes americanas y suizas se ventilan estos guisos, que indudablemente son de interés nacional, qué está haciendo el muñequito de torta al respecto? Y la Constituyente? Y el "Procurador"? Y Maduro? Nada...

Boies tiene problemas fundamentales, imposibles de resolver. Martinez está preso. Otro de los participantes, fideicomisario Alexis Arellano, desaparecido. Muñoz no tenía autoridad para firmar / aprobar. Manuel Quevedo, el nuevo gorila al frente de PDVSA, está haciendo negocios con Trafigura, mientras Boies la está demandando. Boies acusó a Ysmel Serrano de ser uno de los cómplices de Morillo, mientras Serrano era Vicepresidente de PDVSA. Boies logró que Martinez le cediera el 66%, pero ahora Maduro está exigiendo más del 50%, bajo la amenaza de no poner a disposición de Boies ningún funcionario chavista para ser depuesto.

Hay un documento por ahí (Engagement Letter) en el cual el bufete de Boies acuerda prover parte del financiamiento al fideicomiso. Otra parte proviene de una empresa fantasma llamada Algamex, registrada en Chipre y cuyo socio único es otra de Isla de Man llamada Sybaris Limited. Ambas bajo el control de un pana de Ruperti llamado Bill Duker, hampón, convicto por meterle sobreprecios nada más y nada menos que al gobierno americano.

El fideicomiso tiene tres fideicomisarios: Vincent Andrews (secretario de Boies), Edward P Swyer (socio de Bill Duker), y Alexis Arellano (desaparecido). Martinez cedió a Boies plenos poderes para terminar el fideicomiso. PDVSA no puede hacerlo. Las decisiones del fideicomiso deben ser aprobadas por mayoría de votos, es decir los fideicomisarios controlados por Boies y su socio Duker tienen control pleno del fideicomiso, y de los bienes que el mismo pudiese obtener mediante litigio.

El 66% que PDVSA le regaló a Boies ha de ser repartido de la siguiente forma:

  • 22% para el bufete de Boies, a ser dividido a su vez 65/35 entre bufete de Boies y otro bufete llamado Meister Seelig & Fein, el cual cuenta entre sus clientes a... Wilmer Ruperti.
     
  • 22% para Algamex (Bill Duker).
     
  • 22% para The Brennan Group, empresa de John Brennan, ex agente de inteligencia inglés involucrado en este guiso a través de... Wilmer Ruperti.

Esta vaina se cuenta y no se cree. La acción del fideicomiso puede resumirse como un dizque intento de PDVSA de recuperar algo de lo defraudado por Morillo a PDVSA, defraudando aún más a PDVSA.

Add to Breaking news
Off